Home » Ciudades » Guía de Glasgow

Guía de Glasgow

La ciudad más cosmopolita de Escocia, el Nueva York y las Vegas del siglo XIX, la Ciudad de la Arquitectura y Ciudad de la Música por la UNESCO, su universidad, sus parques y sus museos. ¿Una guía de Glasgow? Harían falta más y clasificadas por gustos. Pero empecemos por ésta y como no por las comparaciones odiosas.

Glasgow Vs Edimburgo

Comparar Glasgow con Edimburgo no es justo. O igual sí, pero las valoraciones a veces son totalmente erróneas. Cuando el tren llega a Glasgow, la primera impresión no tiene nada que ver con la llegada a la estación de Waverley en Edimburgo. Todos recordamos cuando el bus del aeropuerto nos dejó en la última parada:  Princes Street, esa gran avenida que hace que nuestra mente viaje a París por momentos, la Royal Mile, tan perfecta, que parece que sólo pudo ser creada como un decorado de cuento y el castillo que casi hace que nos frotemos los ojos, esa construcción inmensa sobre un volcán extinto no puede ser verdad.

Glasgow

Glasgow – wikipedia.org John Lindie

La llegada a Glasgow es mucho más discreta, la estación nos sitúa en una ciudad moderna, con gente que va y viene de trabajar, con las prisas en las que también nos vemos reconocidos. Porque Glasgow no fue hecha para los turistas, las tiendas de souvenirs no nos esperan a la vuelta de cada esquina, ni las gaitas, ni nuestro paseo se interrumpe a cada dos pasos por un flash que nos hace cerrar los ojos. Glasgow fue hecho para los Glaswegians.

El río Clyde

Alrededor de los ríos siempre se acumula la vida, y esto ha pasado durante milenios a orillas del rio Clyde. En el siglo VI dicen que San Mungo transportaba en un carro el cuerpo de un santo llamado Fergus. Los bueyes que tiraban del carro se detuvieron justo en este lugar, y San Mungo, deseoso de milagros,  decidió construir una iglesia justo en este punto. Al lugar lo llamó Glasgu (sitio verde), y fue el comienzo de una ciudad que todavía no ha cesado de crecer. La iglesia se ha convertido en catedral. Arquitectura gótica del siglo XII, es la única catedral de Escocia que ha sobrevivido a las reformas del siglo XVI.

Y este río, en el siglo XVI, abrió las puertas al comercio. Tabaco y algodón de las colonias, azúcar del Caribe. El Clyde se convirtió en el puente hacia Gran Bretaña y Europa. Y Glasgow, poco a poco, en esa urbe apresurada que poco tiene que ver con la lentitud de Edimburgo.

La Revolución Industrial

En el siglo XIX Glasgow se llenó de astilleros, minas de carbón y siluetas de metal.  Todavía quedan grúas, y las minas se han convertido en montañas inmensas de color rojizo, lo que el hombre ha construido, algunas veces, se convierte en naturaleza. Quizás sea porque también nosotros somos naturaleza.

Tiempos de crisis

Pero la vida de las ciudades, como la nuestra, va en círculos, en subidas y bajadas y algún que otro tropiezo. La crisis aquí llegó en los sesenta, cuando se dejó de invertir en esta industria, y cuando la competencia de Japón y Alemania se hizo demasiado dura. Glasgow se pintó de gris, como sus grúas. El paro se juntó con el alcohol y se convirtió en una ciudad triste, las nubes pesaron más que nunca.

Vista de Glasgow con el Armadillo al fondo

Vista de Glasgow con el Armadillo al fondo – wikimedia.org Doc glasgow

La ciudad resurge

Pero ya han llegado tiempos mejores, el eterno retorno. La ciudad ha resurgido y aunque el sol sigue sin salir demasiado, Glasgow vuelve a hablarnos de arquitectura victoriana, del Art Nuveau y  de Mackintosh, de día de compras y de noches sumergidas en música. Si en Edimburgo adoramos ir de pintas mientras suena una guitarra y hablamos con los paisanos, en Glasgow tenemos esto, pero también locales como The Arches, donde exposiciones, música y  teatro se mezclan. Mark Knopfler, Franz Ferdinand, Texas… sus canciones, han nacido en Glasgow.

El arte siempre surge donde hay vida, y caos, y crisis. Sus límites siempre hace tiempo que se han confundido. Galerías y museos inundan Glasgow: el Kelvingrove, con su imponente arquitectura decimonónica, con su colección de fósiles,  piezas arqueológicas y arte, convive con el GoMA (Gallery of Modern Art), y con artistas como Susan Philipsz, ganadora del premio Turner, que nos habla de silencios, y sonidos que crean espacios.

 

Glasgow de compras

Glasgow de compras – flickr.com Michel

Capital Europea de la Cultura en 1990, Ciudad de la Arquitectura de Reino Unido en 1999 y Ciudad de la Música en 2008, quizás sea demasiado atrevido decir que Glasgow no merece la pena.

Para hacerte una idea de Glasgow, puedes conocerlo con nuestro tour a Glasgow, lago Lomond, lago Katrine y castillo de Doune.

S. Martin

Posts

No Comments

Be the first to start the conversation.

Leave a Reply

Text formatting is available via select HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*