Home » Escocia » Old Firm – El derby de Glasgow

Old Firm – El derby de Glasgow

El derby de Glasgow

“Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte y se equivocan, es algo mucho más importante que eso”. 

-Bill Shankly, entrenador del Liverpool.-

 

Bandera de los Rangers, Gordon MacDonald

Bandera de los Rangers – wikimedia.org, Gordon MacDonald

¿Se imaginan que a la rivalidad de un Barça-Madrid le añadiéramos una tensión política? ¿Y si forzamos más y también tuviera un componente religioso? Imagínense eso y podrán llegar a hacerse una idea de lo que es un clásico del campeonato escocés. O como es conocido por estas tierras: el Old Firm”.

La industrial Glasgow es la sede de los dos gigantes del fútbol escocés, que se enfrentan todos los años entre 3 y 5 veces en liga, debido al complicado sistema de competición, más 1 ó 2 partidos

Estadio de los Rangers, Tom Brogan, url

Estadio de los Rangers – flickr.com, Tom Brogan

adicionales si el sorteo les deparase jugar también en copa.

Entre el Celtic (católico y pro-irlandés) y el Rangers (protestante y unionista), han ganado 98 de las 117 ediciones que ha tenido el campeonato escocés, siendo este un caso único en el mundo en el que dos equipos dominen de manera tan absoluta una competición, y que ha dado origen a un término futbolístico: Liga escocesa”, precisamente aquella liga en el que el poder históricamente se lo reparten solo dos equipos.

Vamos ahora a ver el origen y la historia de cada uno de estos dos clubs, así como la evolución a través del tiempo de este enfrentamiento para poder así entender a que se debe y como se vive.

*En 2012, el Rangers entró en bancarrota y desapareció al no poder hacer frente a las deudas. Fue refundado en la cuarta división, y actualmente se encuentra en la tercera, siendo líder destacado. Se espera por tanto que en un par de años se vuelva a vivir el “Old Firm” en la máxima categoría.

Historia y sectarismo

La historia del Rangers se remonta a 1872, gracias un grupo de amigos y  practicantes de remo, que solían reunirse en el parque de Flesher`s Haugh  para jugar al fútbol. Deciden fundar un club para oficializar su afición, y toman el nombre de Rangers (“Los Guerreros”) después de verlo en un libro sobre rugby. Eligen para su equipación los colores de la bandera británica, camiseta azul, pantalón blanco y medias rojas.

Hermano Walfrid

Hermano Walfrid – wikimedia.org MHM55

Los comienzos del Celtic sin embargo son mucho más románticos. Fundada por el marista irlandés “Hermano” Walfrid (Andrew Kerins) en 1887, su objetivo era, gracias al deporte, aliviar las míseras vidas de los miles y miles de inmigrantes irlandeses que en aquellos momentos llegaban a Glasgow a trabajar en sus fábricas y astilleros. El nombre hace referencia a aquello que une a Escoceses e Irlandeses, su pasado celta, y vemos como ya desde el comienzo de su historia está fuertemente ligado a sus orígenes irlandeses, católicos y obreros. Su camiseta es a rayas horizontales verdes y blancas, y en su escudo figura el trébol símbolo de Irlanda.

Solo un año después de la fundación del Celtic asistimos al primer derby u “Old Firm”. El Celtic, que se había reforzado con varios jugadores del equipo irlandés de Edimburgo (Hibernians), vence por un abultado 5-2. Los seguidores del Rangers, en su mayoría protestantes comienzan a radicalizar sus posturas, en contraposición a los del Celtic, y comienza a identificarse con esta comunidad, tradicionalmente favorable a permanecer en el Reino Unido y votante del partido conservador.

Comienza así una rivalidad que dura ya 126 años.

La Vieja Fábrica

Esta es la traducción al castellano del término Old Firm, pero ¿de dónde viene esta designación tan curiosa?

 

Equipo antiguo del Celtic

Equipo antiguo del Celtic

 En 1885 John Glass, un constructor escocés de origen irlandés, viendo el auge del fútbol profesional en Inglaterra ve un posible negocio en la exportación del modelo a Escocia, y decide adquirir el Celtic, para convertirlo en una empresa privada. Sin previo aviso al hermano Walfrid o al consejo de administración, decide tirar de talonario y fichar por sorpresa a los 8 mejores jugadores del equipo hermano de Edimburgo, el Hibernians, con resultados catastróficos para este último.

La rivalidad entre los dos grandes de Glasgow crece año tras año con la profesionalización, y en 1909 se enfrentan en la final de copa de Escocia. El partido acaba con empate, y al no existir en aquellos tiempos la prórroga, la victoria final debe decidirse en un partido de desempate.

El estadio vuelve a llenarse ante el nuevo enfrentamiento, miles de personas lo abarrotan desde horas antes y en la reventa los aficionados se dejan el sueldo de varios meses en una entrada. El partido avanza intensísimo como es propio de este tipo de encuentros, pero a falta de 10 minutos y con un nuevo empate en el marcador, los dos equipos se relajan sospechosamente y dejan de buscar la portería rival.

Empieza a extenderse entre el público el rumor (posteriormente confirmado) de que los dirigentes de ambos clubs habían pactado el empate para disputar un nuevo encuentro que les deparara aún más beneficios con la venta de entradas. Por primera y única vez en la historia, las aficiones de ambos equipos se unen para saltar al campo y enfrentarse a la policía que ha salido en defensa de jugadores y dirigentes. Se queman partes del estadio y el destrozo y la vergüenza son tales que el título de Copa de Escocia de 1909 permanece hasta hoy desierto.

Estadio del Celtic a comienzos del siglo XX

Los dirigentes habían encontrado una fábrica. Una fábrica de dinero, se entiende, y una fábrica vieja porque es el derby de estas características más antiguo del mundo, el Old Firm.

Si bien la rivalidad entre las aficiones continúa intacta, ambos clubs negocian juntos a día hoy sus derechos de televisión y publicidad, entre otras muchas cosas, demostrando que a veces el dinero pesa más que los sentimientos.

De los 60 a los 90. Glorias europeas y tragedias

En una liga donde la mayoría de los estadios no llegan a los 10.000 espectadores, Celtic y Rangers son propietarios de dos auténticos templos del fútbol europeo. Celtic Park e Ibrox Stadium pueden acoger, respectivamente a 60.000 y 51.000 aficionados, y cada domingo se roza el lleno. Esta diferencia que vemos en la capacidad de los campos, podemos extrapolarla a la importancia, tanto social como futbolística de los distintos equipos escoceses. Mientras que prácticamente ningún equipo escocés ha llegado lejos en ninguna competición europea (a excepción de la mítica Recopa del Aberdeen del Sir Alex Ferguson en 1983 contra el Real Madrid), tanto Celtic como Rangers se reparten un palmarés bastante decente, que incluye la Copa de Europa del Celtic de 1967 y el subcampeonato del 70  más el de Copa de la UEFA 2003 en Sevilla, la Recopa del Rangers de 1972 y su reciente subcampeonato de Copa de la UEFA en 2008. Entre ellos hacen que el fútbol de clubs escocés esté al nivel, por ejemplo, del francés, con 5 veces menos habitantes.

Precisamente los años 60 y 70 fueron la época dorada del Celtic. Entre 1966 y 1974 vencieron 9 ligas escocesas seguidas. En el 1967 no solo se llevó la máxima competencia internacional entre clubes, sino que además venció todo cuanto jugó, es decir, liga, copa y copa de la liga. En 1970 vuelve a alcanzar la final de Copa de Europa, cayendo en San Siro ante 2-1 ante el Feyenord. A pesar de ello, siguió dominando el fútbol local hasta los 80. Cayó en una crisis económica que influyó también en los resultados deportivos en los 90, para volver a recuperarse.

Estatua de John Greig, Johnny Durnan, url

Estatua de John Greig – wikimedia.org, Johnny Durnan

En esta época debemos hacer una pausa para recordar la mayor tragedia sucedida en un Old Firm. El 2 de Enero de 1971, se enfrentaban ambos conjuntos, ejerciendo de local el Rangers. En el minuto 90, el Celtic se adelanta en el marcador, con la consiguiente decepción de los aficionados que comienzan a abandonar poco a poco el estadio por los estrechos pasillos del estadio. En el minuto 93, empata milagrosamente el Rangers, provocando una estampida que hace que un padre que llevaba a su hijo a hombros caiga, bloqueando el pasillo y creando un tapón en el que 66 personas perdieron la vida.

El desastre provocó la reforma radical del estadio, que redujo su capacidad para poder aumentar la comodidad y sobre todo la seguridad de los aficionados. Una estatua de John Creig, capitán del equipo por entonces recuerda a las víctimas, cuyos nombres están inscritos en una placa azul en el lugar de la tragedia.

Interior del estadio Ibrox, Jim Smillie, url

Interior del estadio Ibrox – Geograph.org.uk, Jim Smillie

El equipo pudo al año siguiente homenajear a sus hinchas de la mejor manera posible, levantando  su primer y único título europeo, la Recopa ganada el Camp Nou de Barcelona. La posterior invasión de campo por parte de la afición escocesa del provocó que el trofeo les fuera entregado en el vestuario. Franco, que había presenciado desde el palco el encuentro, intrigó en la UEFA para que el Rangers no pudiera defender su título al año siguiente debido a los disturbios provocados. En respuesta, fue invitado al torneo Joan Gamper por el Barça.

Dentro del campeonato doméstico, los mejores años del Rangers fueron los finales de los 80 y principio de los 90 cuando igualó el record del Celtic de los 9 títulos seguidos.

En 2008 estuvo a punto de volver a probar las mieles del triunfo europeo, al caer en la final de la Copa de la UEFA en Manchester ante el Zenit de San Petersburgo.

Aficiones

Como hemos visto, la afición del Celtic entronca directamente con los inmigrantes irlandeses en Escocia. Esto le lleva a ser uno de los clubs más populares no solo en Escocia, si no en Irlanda, y a través de su numerosa diáspora, en todo el mundo. Se calcula que el Celtic tiene unos 9 millones de seguidores en el mundo, principalmente en Estados Unidos.

Aficióon del Celtic de Glasgow, LittleMissSilly

Aficióon del Celtic de Glasgow – Flickr, LittleMissSilly

Esta identificación con Irlanda hace que las gradas del Celtic Park sean un mar verde, blanco y naranja, los colores de la bandera irlandesa. Y también ha traído más de un quebradero de cabeza a la directiva, pues el club ha sido varias veces sancionado por la UEFA por apología del terrorismo, pues no es raro que sus aficionados entonen canciones del IRA para animar a su equipo.

Celtic Park recibe a sus jugadores, bufandas al viento y cantando el “You’ll never walk alone” (nunca caminarás solo). Independientemente de los gustos futbolísticos de cada uno, e incluso para quien no le guste el fútbol, la entrada de los jugadores en el campo es un espectáculo que pone la piel de gallina.

Aficionados del Ragers, Flickr, George M. Groutas

Aficionados del Ragers – Flickr, George M. Groutas

El Rangers encuentra su caladero de seguidores, como hemos visto entre la comunidad protestante y unionista de Escocia, pero por este mismo motivo también tiene una importante cantidad de estos en todo el Reino Unido, principalmente en Irlanda del Norte. En total suma 5,5 millones de seguidores en el mundo. En sus partidos, suelen llevar banderas del  Reino Unido, con lo que es frecuente que en el derby escocés no se vea ni una sola bandera escocesa en el estadio, sino irlandesas y británicas.

Por su parte, la afición blue recibe a su equipo entonando el “You’re simply the best” (eres simplemente el mejor) de Tina Turner, costumbre tomada después de las 9 ligas consecutivas ganadas entre los 80 y los 90.

Si bien podemos pensar que esta identificación tan fuerte con sus determinadas comunidades es algo del pasado, repasemos solo algunos datos. Una encuesta de 2003 determinó que el 74% de los seguidores del Celtic profesaban la religión católica, por el 4 % que eran protestantes. En el Rangers, los números eran de un 65% de protestantes por un 5% de católico. No fue hasta 1989 que el Rangers adimitió a un jugador católico en sus filas, Maurice Johnston, que tuvo que llevar escolta durante las dos temporadas que permaneció en el club, amenazado por católicos y protestantes. En 2006 Artur Boruc, portero polaco (y católico) del Celtic, fue sancionado por santiguarse antes de empezar un Old Firm, pues entendían las autoridades deportivas escocesas que era una provocación hacia la comunidad protestante.

Actualidad del Old Firm

En 1999, durante la disputa del partido que además decidía la liga, los aficionados de ambos equipos lanzaron objetos y bengalas al campo, alcanzando al colegiado Hugh Dallas.

Desde entonces, los Old Firm se juegan siempre a mediodía, para evitar que los hinchas lleguen demasiado bebidos y provoquen incidentes. Durante las horas de partido y desde algo antes, se prohíbe además la venta de alcohol en los supermercados con el mismo propósito.

Hay que aclarar que el árbitro lesionado en aquel encuentro dijo posteriormente que arbitraría encantado otro derby, pues es el mayor honor para un árbitro escocés.

Podemos hablar de un jugador español que en esto últimos años ha vivido de cerca el enfrentamiento entre estos dos clubs. Desde 2004 hasta 2010,  fel ferrolense Nacho Novoue una de las estrellas del Rangers, ganándose la lógica enemistad de los aficionados del Celtic, que le veían como un traidor por su origen católico. El supo responder de una manera muy “escocesa”.

Desde 2012, no podemos disfrutar de un Old Firm debido a la bancarrota y posterior refundación del Rangers, que en la actualidad se encuentra en la tercera categoría, con lo que es de esperar que pronto veremos de nuevo un espectáculo que inyecta 120 millones de libras al año a la economía escocesa
.

Agustín Cascallana

Agustín Cascallana

Posts

No Comments

Be the first to start the conversation.

Leave a Reply

Text formatting is available via select HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*