Home » Islas y Espacios Naturales » Tour Fotográfico en Escocia. 3ª Parte.

Tour Fotográfico en Escocia. 3ª Parte.

Vengan a pasear con nosotros por una zona poco conocida entre los visitantes que vienen a Escocia, un lugar remoto y lleno de secretos, que les hará descubrir los paisajes y la historia que guarda una parte de Escocia muy especial. Previamente, ya hemos recorrido la Historia de la fotografía de Escocia y los Scottish Borders en una primera entrega, además de la zona de Dumfries and Galloway, en la segunda.

3. Ayrshire and Arran

Mapa de la Región de Ayrshire y la Isla de Arran

Mapa de la Región de Ayrshire y la Isla de Arran

Nos dirigimos ahora hacia el Noroeste con respecto a la región anterior para adentrarnos en un paisaje determinado por sus sorprendentes contrastes, y es que la zona de Ayrshire y Arran nos ofrece verdes colinas, una zona de costa muy variada, atractivas playas y la magia que poseen las islas. Ellos describen esta región como “un deleite para los sentidos“, donde poder disfrutar de buena comida e irresistible whisky de malta de los que nos proveen los muchos y concurridos mercados de los pequeños pueblos y algunas villas pesqueras tan características en Escocia.

Bahía de Brodick en la Isla de Arran.

Bahía de Brodick en la Isla de Arran. – flickr.com summonedbyfells

Aquí encontrarán uno de esos remotos e idílicos paisajes rurales que parecen no existir más que en sueños y en las películas y, además, plagado de historia y monumentos que visitar, actividades y eventos culturales y folclóricos, etc. Para trazar la Historia de esta región tendremos que retroceder en el tiempo cientos de años, en los cuales ha habido cambios sociales y políticos imparables y que han sido la causa de la Escocia que conocemos hoy en día. La primera localidad que vamos a visitar en esta región empieza por el Sur: Girvan.  Se encuentra a unos 70km de Glasgow pero se diferencia completamente de esta. Mientras Glasgow siempre suele definirse como la ciudad industrial por excelencia en Escocia, Girvan es un puebelecito con un paisaje conmovedor que incluye la Isla de Aisla Craig que se encuentra a unos 20 km del interior, hoy en día no está habitada y se trata de un antiguo volcán, hoy extinto. Este lugar se conoció coloquialmente como “Paddy´s milestone“, que se podría traducir como “el Escalón del Arrocero” y se usó como refugio para los Católicos durante la Reforma religiosa en Escocia. Hoy en día es una reserva y refugio de aves, donde los más abundantes son los alcatraces y frailecillos.

Atardecer en Girvan, también conocido como Paddy´s milestone

Atardecer en Girvan – flickr.com David Smith

En el interior de la aldea encontraremos exhuberantes montañas verdes con muchos itinerarios para realizar rutas el más famoso de ellos es el conocido “Carrick Forest trail” o el famoso Castillo de Dunure, hoy en ruinas y situados en una colina peñascosa de la Costa de Carrick, que protege el pequeño puerto de Dunure.

Ruinas del Castillo de Dunure.

Ruinas del Castillo de Dunure – flickr.com Oliver Clarke

Algunas de las atracciones que podemos encontrar en Girvan son su Torre de Stumpy, a la que antiguamente se la llamaba “Auld Stumpy“, que viene del gaélico “Olladh Stiom Paidh” (“Gran Círculo de Justicia”). Fue construida como una prisión pero hoy día se utiliza como edificio de exposición sobre la historia de la zona.

Vista de Girvan con la torre Stumpy al fondo.

Vista de Girvan con la torre Stumpy al fondo. commons – wikimedia.org pam fray

En el mismo pueblo podremos encontrar también un edificio construído en el mismo “Estilo arquitectónico de Barón Escocés” del que hablábamos al visitar los Scottish Borders en el pueblo de Hawick, además de algún motivo renacentista: El Instituto McKechnie, abierto a finales del siglo XIX gracias a la donación de un hombre de negocios llamado Thomas McKechnie.

El Instituto McKechnie

El Instituto McKechnie – wikimedia.org pam fray

Se pueden encontrar ni más ni menos que unos 20 castillos en la zona local, algunos en los que sólo quedan pequeños restos, pero otros se erigen todavía en todo su esplendor, como el Castillo de Culzean.

El castillo de Culzean con vista del acantilado.

El castillo de Culzean con vista del acantilado – flickr.com andy muir

Una breve parada habría que hacer también en el pequeño pueblo comercial de Maybole. Al visitar este lugar uno se da cuenta inmediatamente de la extensa historia que precede a Maybole, simplemente al fijarnos en sus edificios. Cuenta con una arquitectura fascinante, donde podríamos destacar la calle de “High Street“, el Ayuntamiento de finales del XIX o incluso su Castillo, que parece se trata del edificio no habitado más antiguo que se conserva en la villa.

El Castillo de Maybole.

El Castillo de Maybole –  geograph.org.uk Mary and Angus Hogg

Este Castillo data de mediados del siglo XVI y simboliza el crecimiento de la propia ciudad. Pero otro de los edificios que llama todavía más la atención es su iglesia, construida a principios del siglo XIX en una inusual piedra anaranjada, pero lo más desconcertante es su insólita torre de aguja cuadrada que contiene seis partes escalonadas y que no se ha visto en ningún otro lugar en Escocia. Parece casi más provenir de un templo azteca o de un zigurat mesopotámico que de una iglesia parroquial escocesa.

Iglesia parroquial en Maybole.

Iglesia parroquial en Maybole – geograph.org.uk Leslie Barrie

Una curiosidad de la que los oriundos del lugar se sienten orgullosos es de que se dice que este fue el lugar donde los padres de Sir Robert Burns se vieron por primera vez. Cuenta también con un pintoresco campo de golf de 9 hoyos y con una piscina de 25 metros. Nos trasladamos un poquito más hacia el norte a la pequeña población de Ayr, una popular zona costera con amplias playas de arena perfectas para dar paseos sientiendo la brisa marina. Una de las atracciones más famosas de esta ciudad es la que se conoce como la “Ayr Racecourse” (Competición de carreras de caballos en Ayr) que fue estrenada en 1907, pero sus orígenes ancestrales pueden remontarse incluso hasta el siglo XVI.

Carrera de Caballos en Ayr.

Carrera de Caballos en Ayr – flickr.com The Elite Ayrshire Business Circle

El gran poeta Robert Burns nació en Alloway que se encuentra a las afueras de la ciudad y allí mismo puede verse un edificio conmemorativo y museo que se ha hecho para celebrar tan ilustre acontecimiento.

Museo dedicado a Roberts Burns.

Museo dedicado a Roberts Burns – flickr.com Richard Szwejkowski.

Para no fallar a la tradición, podremos encontrar también en la zona tres campos de golf: Belleisle, Seafield y Dalmilling.

Campo de golf de Belleisle.

Campo de golf de Belleisle – geograph.org.uk Billy McCrorie

Nos vamos ahora hacia la preciosa villa costera de Troon que tiene vistas a la Isla de Arran. Es una población verdaderamente cautivadora y que atrae a miles de fanáticos del golf a esta atractiva urbe portuaria, ya que cuenta, ni más ni menos que con siete campos de golf que regularmente patrocinan y llevan a cabo los “Open Championship“.

Atardecer en el campo de golf de Turnberry.

Atardecer en el campo de golf de Turnberry – flickr.com David Smith

Uno de los luagres de encuentro en el pueblo es el siempre animado puerto de la ciudad que se erige como uno de los punto más importantes de venta de pescado y destino obligado para los aficionados a la navegación en yate en Escocia, ya que aquí se encuentra el “Yacht Haven“, uno de los más destacados centros de navegación de la zona del Clyde. Para los apasionados de la naturaleza y los atardeceres tenemos buenas noticias porque desde este lugar se pueden observar algunos de los más bonitos que jamás hayan visto. Dejamos este destino con la imagen de uno de ellos.

Detalle de barcas en el puerto de Troon.

Detalle de barcas en el puerto de Troon – flickr.com Oliver Clarke

Cada vez vamos subiendo un poco más hacia el Norte y acercándonos hacia la ciudad de Glasgow, haciendo un alto en el camino en otra ciudad costera: Ardrossan. Se trata de un puerto histórico de playas de arena con preciosas vistas sobre el Estuario del río Clyde. Se encuentra en la zona norte de la Bahía de Irvine, entre Irvine y Largs y, al igual que su cercana Glasgow, también fue muy famosa por la construcción de barcos durante los siglos XVIII y XIX. Hoy en día sirve como uno de los puertos principales para tomar el ferry Cal Mac hacia la Isla de Arran.

Atardecer en el puerto de Ardossan.

El puerto de Ardossan – flickr.com Oliver Clarke

Y ahora nos dirigimos hacia la Isla de Arran, haciendo un pequeño alto en el camino en Millport, una pequeña villa que se encuentra en la isla de Cumbrae, fuera ya de la costa de Ayrshire pero perteneciente a la región. Puede presumir de tener la catedral más pequeña de toda Gran Bretaña. Esta catedral fue concluida en 1851 por William Butterfield y es representante de uno de tantos edificios que se acabaron en estilo neogótico en todo el Reino Unido.

Catedral de Millport en la Isla de Cumbrae

Catedral de Millport en la Isla de Cumbrae – geograph.org.ukJohn McLeish

En la zona sur de la diminuta isla, podemos encontrar el “Robertson Museum & Aquarium“, donde se hace una exposición sobre la amplia variedad de especies marinas con las que cuentan en la zona y los diferentes hábitats locales en los que se les puede encontrar.

Museo Robertson y Acuario en Millport.

Museo Robertson y Acuario en Millport – geograph.org.uk Gordon Dowie

Pegamos un salto, ahora ya sí, hacia la Isla de Arran, la séptima más grande de las Islas en Escocia y la más grande en el Estuario del Río Clyde.  Se la conoce más popularmente con el nombre de “La Escocia en Miniatura“, porque muchos consideran que condensa todas las grandes tradiciones que hacen grande a esta nación en un tamaño reducido y de muy fácil acceso.

La Isla de Arran desde la bahí de lamlash

La Isla de Arran – flickr.com Colin

Arran es la isla que más suele sorprender a los visitantes por la variedad de paisajes tan increíbles que se pueden encontrar. De hecho, puede que haya recibido el nombre de la “Escocia en Miniatura” por ser su centro la línea divisoria entre las Tierras Altas y las Bajas de Escocia. Por ello mismo, se encuentra en un lugar privilegiado donde se puede encontrar casi de todo: vida salvaje, playas inmensas o montañas, dominadas por el que llaman el pico de “Goat Fell“, el más alto de toda la Isla ya que asciende 874 metros por encima del nivel del mar.

El Pico de Goat fell.

El Pico de Goat fell – geograph.org.uk Rob Farrow

La capital de la Isla recibe el nombre de Brodick y tiene un castillo que recibe el mismo apelativo. Antiguamente dominado por los Duques de Hamilton, hoy en día guarda en su interior una inmensa colección de muebles de la época. Los jardines de la antigua residencia se crearon a principios del siglo XX por la Duquesa de Montrose, quién los restauró y creó distintos caminos que hoy ofrecen unas maravillosas vistas hacia la Isla y la oportunidad de ver las famosas ardillas rojas.

El Castillo de Brodick en la Isla de Arran.

El Castillo de Brodick en la Isla de Arran – flickr.com sodele

Este es, sin duda, el lugar perfecto para todos aquellos que quieran hacer senderismo y encontrarse una naturaleza espectacular a cada paso, jugar al golf y admirar también su vida salvaje. Siempre dicen que si lo que uno necesita es fugarse unos días para olvidarse de todo, la Isla de Arran es el lugar perfecto para imbuirse en la naturaleza y que no nos encuentren.

MariCarmen del Barrio

MariCarmen del Barrio

Posts

No Comments

Be the first to start the conversation.

Leave a Reply

Text formatting is available via select HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*